Fiesta Nacional de Francia : Discurso del Señor Gautier Mignot; Embajador en Colombia

Fiesta Nacional de Francia 2018

Señoras y Señores Embajadores y miembros del cuerpo diplomático acreditado en Colombia,

Distinguidos representantes de Autoridades civiles y militares colombianas,

Señora y Señores representantes electos de la comunidad francesa,

Mes chers compatriotes,

Amigos todos,

Quiero desearles, en nombre de mi esposa Tatiana y mío, y en nombre de todo el personal de la Embajada de Francia en Colombia, la más cordial bienvenida en la Residencia de Francia.

Hace un año, me presentaba ante Ustedes para celebrar por primera vez nuestra fiesta nacional como embajador de Francia en Colombia. En estos doce meses, ya he podido comprobar una cosa : en este país, el tiempo pasa muy, pero muy rápido ! Algunos dirán que eso es un efecto de la edad, porque a medida que uno envejece tiene la impresión que pasan más rápido los años ; yo creo más bien que es el producto de la gran felicidad que me ha generado cada uno de estos 400 días de vida en Colombia y de la intensidad de nuestra agenda bilateral.

Hace un año, el 14 de julio pasado, estábamos todavía llorando las victimas del Atentado del Centro comercial Andino del 17 de junio, entre ellas una joven voluntaria francesa, Julie Huynh. Tal como lo anuncié aquí mismo en nuestra Fiesta nacional del año pasado, hemos lanzado un premio que lleva su nombre : el premio Julie Huynh del voluntariado social y de la construcción de paz. Con motivo del primer aniversario del atentado, celebramos aquí en la Residencia de Francia una ceremonia para entregar este premio a una joven Colombiana quien en el 2019 irá a prestar un voluntariado social en Francia, mientras un joven francés vendrá a hacer lo mismo en Colombia, ambos juntos sobre las huellas de Julie. Esta ceremonia conmovedora nos permitió rendir un homenaje a todas las víctimas, heridas o fallecidas en este aborrecible acto : no nos olvidemos de ellas, siguen necesitando nuestra solidaridad y nuestro apoyo.

Señoras y Señores,

Hace un año, les hice algunos comentarios sobre los retos que enfrentaba la humanidad y sobre pistas de soluciones que la comunidad internacional había ya identificado y acordado al respecto. Hay que reconocer que la situación del mundo no ha mejorado durante este último año. Sin duda, es hora de decisiones y posturas valientes. Están en peligro los valores, en particular el multilateralismo, que desde la Segunda Guerra mundial han brindado a gran parte de la humanidad paz, progreso y prosperidad. Frente a esta situación, podemos callarnos y agachar la cabeza o podemos resistir y defender nuestros valores y nuestras convicciones, de manera respetuosa y abierta al diálogo, pero firme.

Más que nunca, necesitamos el apoyo de todos los países de buena voluntad para preservar la paz a nivel mundial : esperamos que muy pronto, tropas colombianas podrán participar en operaciones de mantenimiento de la paz, en particular en el continente africano, y Francia apoya sus esfuerzos de capacitación y entrenamiento para estas nobles misiones. El Presidente Macron tomó la iniciativa de invitar a París, en el próximo mes de noviembre, con motivo de los 100 años del fin de la primera guerra mundial, a un centenar de jefes de Estado y de gobierno a un gran Foro para la Paz, para unir a todos los que creemos en un sistema internacional basado en el derecho y la cooperación, en una globalización regulada, en un buen gobierno internacional. Este Foro de París para la paz no será un foro académico sino una plataforma para intercambiar proyectos y soluciones concretas para un mejor gobierno, desde la sociedad civil, las autoridades locales o los Estados. Se lanzó une gran convocatoria en Internet, en el sitio web parispeaceforum.org, para poder seleccionar dichos proyectos e iniciativas que serán presentados durante el Foro.

Más que nunca, es necesaria también la transición ecológica y energética. Las soluciones están allí, algunas al alcance de la mano, como este modelo de vehículo eléctrico, el Zoe de Renault, que está expuesto en los jardines de esta Residencia y que yo mismo en breve usaré para algunos de mis desplazamientos en la ciudad. Un gesto modesto para el medio ambiente y el clima, pero es la multiplicación de estos gestos que nos permitirá revertir la tendencia alarmante que todos conocemos.

Seguimos además con el respaldo fuerte de la Agencia francesa de desarrollo al gobierno colombiano a través de un tercer préstamo de 200 M€ para el clima que vamos a firmar próximamente. Así mismo, la AFD ha brindado su apoyo a la Misión de crecimiento verde del gobierno colombiano, que ha elaborado una hoja de ruta para Colombia en los próximos años en este rubro : estaremos presentes también para apoyar su implementación y el progreso de Colombia hacia un modelo de crecimiento verde y sostenible.

Urge finalmente definir e implementar políticas migratorias ordenadas y respetuosas de los derechos de los migrantes. Colombia está dando un excelente ejemplo al mundo con su política generosa hacia los migrantes que llegan de Venezuela. Sin embargo, en este tema como en muchos otros, solo tendremos éxito a través de una estrecha cooperación internacional, a nivel regional e incluso a veces intercontinental, una cooperación marcada por los principios de solidaridad y de fraternidad, esta misma fraternidad que aparece en el lema de mi país y que, como le confirmó un reciente fallo de nuestro Consejo constitucional, tiene valor de norma constitucional en Francia.

En esta lucha mundial en favor de la paz, de los derechos humanos y del desarrollo sostenible, Francia está cada vez más presente, con sus socios de la Unión Europea. No pretendemos dar lecciones a nadie, sino que buscamos tender puentes y ayudar a encontrar soluciones a los amenazas que acechan la humanidad. Estamos también cumpliendo la promesa del Presidente Macron de aumentar nuestra ayuda publica al desarrollo internacional. A nivel interno, queremos ser un país reformista, moderno, cada vez más atractivo para los talentos y los inversionistas internacionales y las cifras de estos últimos doce meses, como el fuerte aumento de la inversión extranjera en Francia, muestran que lo estamos logrando.

Las relaciones franco-colombianas están pasando quizás por su mejor momento en toda la historia de ambos pueblos y quiero agradecer por ello al Presidente Juan Manuel Santos y su gobierno, en particular a la Canciller María Ángela Holguín.

Para tomar tan solamente 3 ejemplos entre muchísimos de los éxitos de nuestra relación bilateral, quiero mencionar primero la llegada continua de empresas francesas a Colombia : eran 180 hace un año, son más de 210 hoy, seguimos siendo el primer empleador extranjero en Colombia y nuestras empresas se destacan por su compromiso ético, social y medioambiental. La lista de los patrocinadores del evento de hoy ha crecido de la misma forma : son más de 60 este año y si bien no puedo mencionarlos a todos, quiere extender mi más profundo agradecimiento a cada uno de ellos. Un segundo logro importante de nuestra cooperación bilateral es la creación de la Asociación franco-colombiana de investigadores, que lleva el bonito nombre de Colifri (Colombia y Francia investigación) : Colifri nos permitirá estructurar y fortalecer nuestra cooperación científica y organizar el próximo año la primera cumbre colombo-francesa de investigación e innovación. Y por último, quiero recalcar el apoyo que mi país brinda a Colombia para enfrentar los retos de hoy : hace dos días, por ejemplo, recibimos aquí a tres expertos franceses de la lucha contra la corrupción para compartir con la Procuraduría general de la Nación, con otras instituciones y el público en general los más recientes avances en Francia en este tema de la corrupción que tanto preocupa a la opinión pública colombiana.

Los próximos 26 y 27 de julio, el Canciller francés Jean-Yves Le Drian debería realizar una visita a Colombia para cerrar con broche de oro la excelente cooperación que tuvimos con el Presidente Santos y su gobierno y para preparar nuestra futura cooperación con el nuevo Presidente electo Iván Duque y sus equipos. Creemos que todavía nuestra relación puede profundizarse en muchos campos, desde la economía, en particular la economía naranja, hasta los temas de defensa, pasando por el acceso al espacio, la ciudad inteligente o la reintroducción del idioma francés en el sistema educativo colombiano.

Señoras y Señores,

Antes de terminar este discurso, quiero decirles que espero ver a muchos de Ustedes mañana por la noche, aquí mismo, en nuestro tradicional baile del 14 de julio. Para hacernos bailar, tendremos a un artista excepcional, además de un gran humanista, un músico icónico del Pacifico colombiano y al mismo tiempo el más francófilo de los salseros colombianos, Yuri Buenaventura y su orquesta. Y además, los participantes a este baile tendrán derecho a un « remate » el domingo por la mañana, para apoyar a la Selección francesa en la final del Mundial de fútbol ! Espero que Uds ya consiguieron sus boletos porque me dicen que se agotaron todos !

En este año del centenario del armisticio de la primera guerra mundial, hemos querido que este baile tradicional del 14 de julio celebre la paz y por eso lo hemos llamado « le bal de la paix ». Quiero aprovechar esta oportunidad para rendir un homenaje a nuestros veteranos, colombianos y franceses, cuya bandera nos acompaña en esta tarima.

Evocar el recuerdo del armisticio del 1918 es también recordar que la paz puede fracasar, como fracasó después de la primera guerra mundial, cuando los ex-beligerantes buscaron no una reconciliación sino una revancha, cuando los Estados dejaron el sistema internacional debilitarse, las fronteras cerrarse, el egoísmo nacional y los regímenes bélicos triunfar. En cambio, cuando tuvimos, después de la segunda guerra mundial, hombres de Estado que supieron superar sus prevenciones, sus prejuicios, sus odios para unir y reconciliar los pueblos, la paz si se ganó. Recuerdo al gran estadista alemán Konrad Adenauer, recuerdo al General de Gaulle, quien en su momento fue un adversario resoluto de estos verdaderos acuerdos de paz europeos que fueron el Tratado de París y el Tratado de Roma creando las comunidades europeas, pero cuando el General de Gaulle llegó al poder en Francia en el 1958, respetó y cumplió cabalmente estos tratados, eso sí con su proprio estilo y su propia política.

La paz en Colombia también está en un cruce de caminos. En este momento, no puedo sino pensar en las víctimas del conflicto, todas estas víctimas que anhelan verdad, reparación y justicia, no puedo sino pensar en todos los líderes sociales que han sido asesinados en estos últimos meses y otros que temen por su vida, o en estos campesinos despojados de sus tierras y que incluso a veces a pesar de fallos favorables no logran recuperarlas. No puedo sino pensar en las comunidades campesinas, afrodescendientes e indígenas con quienes me reuní durante mis visitas al Cauca, al Chocó, al Catatumbo : les prometí ser su portavoz y hoy desde esta tribuna quiero cumplir esta promesa : estas comunidades quieren vivir en paz y en seguridad, sin encontrarse entre fuegos cruzados ; quieren preservar su medio ambiente de la deforestación y de la minería ilegal o insostenible ; quieren abandonar cultivos ilícitos para tener oportunidades legales de desarrollo y de bienestar. Tenemos que entender su situación y ayudarles.

Para responder a este clamor y enfrentar estos retos, Colombia tendrá pronto un nuevo presidente y un nuevo gobierno, un presidente joven y moderno que ha prometido unir a los Colombianos, seguir el camino de la paz y brindar a su pueblo más justicia, más seguridad, más integridad, más bienestar y justicia social : tal como el presidente Macron se lo expresó hace unos días, para lograr estos objetivos podrá el Presidente electo Iván Duque contar con el apoyo firme y constante de Francia, de su gobierno, de su embajada, de sus empresas, de su comunidad tan pujante y cada vez más numerosa.

Esta comunidad francesa en Colombia que, ojalá, podrá celebrar pasado mañana el regreso a Francia de la Copa Jules Rimet, el trofeo del Mundial de fútbol.

Muchas gracias a todos por su cariño y su presencia el día de hoy.

¡Que viva la amistad entre Colombia y Francia!

publié le 18/07/2018

haut de la page