Historia de la Residencia de Francia en Colombia

JPEG

De estilo Île-de-France, la casa de La Cabrera fue comprada en 1969 en nombre del gobierno francés por el Señor Francis Levasseur, Ministro plenipotenciario en Colombia entre 1967 y 1972.

Fue construida en 1943 en el barrio del mismo nombre por encargo personal de Philippe Duchamp de Petigny, expatriado en Bogotá desde 1927 como representante de una sociedad lionesa de producción de seda, y de las compañías Hermann-Theissen y Rhône Poulenc. Fun-dador de la empresa farmacéutica SOFRACOL LTDA, vivió en esta casa durante casi 10 años con su esposa Alicia Esguerra Castillejo, originaria de Barranquilla, y sus tres hijos.

El Señor Duchamp, quien nació en 1903 en Tassin-la-Demi-Lune en la región lionesa, anhelaba recrear en Colombia la arquitectura de su país natal. Encomendó esta misión a quien más tarde sería alcalde de Bogotá (1949 -1952), Santiago Trujillo Gómez, cofundador del famoso estudio de arquitectura Trujillo Gómez & Martínez Cárdenas, diseñadores particularmente de la imponente sede de la Compañía Colombiana de Seguros en la esquina de la carrera 7 con calle 17.

En 1953, con la partida de la familia Duchamp, la casa de la calle 87 se ofrece en alquiler. Su arquitectura grandiosa, su estética francesa y su inmensa amplitud para recibir, con sus 1100 metros cuadrados de construcción, despertó rápidamente el interés del señor Roger Tissot. Director de Tissot S.A.S, llegaba a instalarse en Colombia encargado de dirigir las obras de Acerías Paz del Río realizando la construcción de un alto horno en el departamento de Boyacá.

En esta época la Residencia se convierte en un lugar de reunión de la comunidad francesa. Son frecuentes las invitaciones a las familias de ejecutivos que llegan de Francia y se alojan en el Hotel Continental de Bogotá. Entre estas 600 personas, algunos obreros e ingenieros de paso tuvieron el privilegio de ser alojados por la familia Tissot.

Es tiempo de diversión y fraternidad; el Señor Tissot recibe por barco o avión las bobinas de 16 milímetros que le permiten organizar regularmente proyecciones de películas y noticias francesas en la mansarda de la casa. En el salón principal de la planta baja, su esposa se reúne con frecuencia a jugar canasta con las mujeres notables de la sociedad francesa ; la Señora Duchamp, la Señora Desilles – esposa del dueño de la Camisería francesa – o la Señora Mogio – esposa del representante de Sud Aviation – son nombres que quedan inscritos en la historia de la Residencia.

Su encanto sobrepasa los límites de la comunidad francesa; la posición preeminente de Roger Tissot en la dirección de las obras en Boyacá y posteriormente en las refinerías de Cartagena y de Barrancabermeja, así como la singular elegancia de la casa, seducen a la sociedad colombiana. Personalidades políticas como el Presidente Rojas Pinilla, también del mundo del espectáculo, del comercio, del ámbito intelectual se reúnen allí con entusiasmo.

Hasta fines de los años 1950, la calle 87 marcaba el límite norte de Bogotá; la vertiginosa expansión urbana de la capital convenció a la familia Tissot de dejar la Cabrera.

En 1959, el Señor Henri Ingrand es el primero de los 19 embajadores de Francia en Colombia que se instala en la casa de la Cabrera, alquilada por el Estado. Es solamente hasta el 15 de abril de 1969 que se firma la escritura de venta en nombre del gobierno francés.

La notable remodelación efectuada entre 1997 y 1998 durante la que se renovó el piso de los dos niveles superiores y se modernizaron las conexiones de agua y electricidad, no modificó los planos originales. El único cambio que dejaron los años fue la construcción del muro exterior a principios de los años 1970, debido a las condiciones de inseguridad de la época.

Las obras fueron realizadas bajo la supervisión del Señor Christian Cabane, Ingeniero responsable de la Antena Regional del Servicio de Bienes Inmuebles y Asuntos Generales con sede en México, y se contrataron casi 150 obreros colombianos. Debido a la magnitud de la obra, el Embajador del momento, el Señor Guy Azaïs (1997/2000), así como el personal de seguridad tuvieron que cambiar de domicilio durante ocho meses en el mismo barrio.

Hoy, la Residencia de Francia en Colombia abre sus puertas a la organización de recepciones de hasta 1200 invitados, gratos momentos de encuentro de personalidades artísticas, políticas y económicas pertenecientes a la comunidad francesa y a la sociedad colombiana. Testimonio de esto son las recientes visitas del ex Presidente de la República Señor François Hollande, en enero de 2017, y la del entonces Primer Ministro Señor Manuel Valls, en septiembre de 2015.

publié le 20/12/2019

haut de la page