"Premio Internacional": Cencoic, desarrollo con respeto a la naturaleza

Cencoic es una cooperativa de café que apoya a sus productores. Gracias a este respaldo, les permite desarrollarse localmente y en el extranjero, preservando al mismo tiempo las prácticas respetuosas con el medio ambiente. Ha sido galardonada con el "Premio Internacional" del Grand Prix de la finance solidaire, organizado con el apoyo del ministerio francés de Europa y Asuntos Exteriores.

PNG

Los orígenes del Cencoic se remontan a 1980, cuando un grupo de empresarios indígenas decidió aprovechar el potencial agrícola del Cauca, Colombia, creando una organización solidaria para la comercialización directa de la producción de café. Desde entonces, esta región montañosa del suroeste del país se ha visto sacudida por el violento conflicto con las FARC, una fuerte presencia de la guerrilla, pero también por la delincuencia y el tráfico de drogas.

Actualmente es mucho más estable, pero sigue enfrentándose a grandes retos como el asesinato de líderes sociales y el difícil proceso de sustitución de los cultivos ilícitos (coca y cannabis) por cultivos capaces de generar ingresos sostenibles para las familias.

El Cencoic procura preservar la cultura y las prácticas indígenas y mejorar los ingresos de sus miembros mediante el fortalecimiento de la producción y la comercialización del café, siguiendo prácticas justas y respetuosas del medio ambiente. El café comprado es 100% certificado por comercio justo, con una pequeña proporción certificada como orgánico.

Romper el monopolio de los intermediarios locales

La cooperativa capacita a los productores miembros en prácticas agrícolas más responsables, recoge su café procesado (y más recientemente otros productos agrícolas) y lo exporta. Un equipo visita cada parcela una vez al año para proporcionar asesoramiento técnico, vigilar la calidad del café y estimar los volúmenes de producción futuros.

Las comunidades con las que trabaja la cooperativa están bastante aisladas. La creación de centros de acopio de café, situados en el corazón de las comunidades, contribuye en gran medida a facilitar el acceso de estos productores al mercado y a romper el monopolio que ejercen ciertos intermediarios locales. La tierra que poseen los miembros de Cencoic es toda colectiva y la asignación de la tierra ha sido decidida por la comunidad. Además, el uso de esta tierra no está sujeto a ninguna renta.

Artículo completo (en francés) en LeMonde.fr

PNG

publié le 02/12/2020

haut de la page